Un eslabón toma el control de la cadena

Un eslabón toma el control de la cadena

Diario l País; suplemento semanal de Negocios. Domingo 30 de mayo de 1.999

Sin duda este es un artículo especial para nosotros, tanto por el medio que lo editó (el artículo en el suplemento dominical de Negocios de El País contó con una enorme difusión), como por el contenido y su significado en nuestra evolución posterior.

Hasta finales de 1997, CDN (Competitive Design Network) era un equipo centrado en el diseño industrial que contaba con una relevante participación del mercado y con clientes fidelizados. El inicio de 1998, trajo la devaluación de los servicios de diseño industrial y de los honorarios de los mismos, como consecuencia de dos factores: La ampliación del parque de profesionales free lancer por un exceso de oferta formativa en las actividades de diseño y la migración a Asia de las contrataciones de diseño, junto a la producción de utillajes y de los bienes de consumo.

Para salir de esta situación de banalización en CDN iniciamos dos actividades:

La primera consistió en reflexionar como podríamos migrar hacia la estrategia; dos años después lanzamos al mercado nuestra oferta de servicios de innovación estratégica, hoy en día enmarcada dentro de la actividad de nuevos modelos de negocio de productos y servicios que canaliza Loop Business Innovation.

La segunda (en la que se centra el artículo), consistía en explotar nuestra ventaja digital dentro del proceso de desarrollo de producto, en concreto evolucionar de ejecutores de proyectos de diseño, a desarrolladores de software “a medida” para la fabricación de productos. Como pioneros de la digitalización industrial en España; desde 1993, nuestros diseños estaban confeccionados en plataformas digitales de alta definición (Silicon Graphics & Alias Wavefront) hoy relativamente comunes, pero que en el momento de la adquisición era la 3ª licencia europea (después de Volvo y Renault).

El “eslabón” del diseño digital, lo uníamos a los software de ingeniería (Pro-engineer en CDN), a la fabricación de prototipos digitales (Z-Corp en CDN) y a la faricación por control numérico de los distintos proveedores mundiales de utillajes para fabricación. Toda esta integración nos permitía ofrecer a nuestros clientes una gran velocidad y coste de oportunidad en el desarrollo, así como maximizar la calidad final del resultado.

Hoy, CDN sigue con su actividad en el mundo del diseño industrial y el desarrollo de producto. Desde nuestras oficinas de Barcelona conceptualizamos y gestionamos el corporativismo de producto de nuestros clientes. Todo el desarrollo anteriormente descrito, lo tenemos centralizado en Argentina, es la consecuencia de seguir desarrollando “eslabones” digitales.

Nuestra competitividad ya no está tan basada en la sofistificación tecnológica (común hoy en día), si no en la evolución de las técnicas de desarrollo, nuestra visión corporativa alineada con la estrategia y por la solvencia en inversión, costes y plazos que dan 20 años de desarrollo de productos.

————————

EL PAÍS, domingo 30 de mayo de 1999

Un eslabón toma el control de la cadena

Una transformación interna permite a la empresa de diseño industrial CDN coordinar todo el proceso en el lanzamiento de nuevos productos

Han pasado seis años desde que la empresa catalana de diseño industrial Flores & Associats comenzara un proceso de transformación interno con el que ha cambiado totalmente de cara. Una transformación basada en un nuevo concepto para esta compañía, que hoy responde al nombre de Competitive Design Network (CDN) y el líder indiscutible en el sector del diseño industrial español. De ser un eslabón en la cadena de creación de un producto nuevo, CDN ha pasado a controlar todo ese proceso.

De sus oficinas han salido productos de lo más variopinto, que se han convertido en superventas: desde impresoras para IBM hasta cocinas de juguete para la compañía Famosa. En estos momentos cuenta con la fidelidad de alrededor de 60 clientes, entre los que se encuentran multinacionales como Teka, Vileda o DBK. Goza, además, de clientes en el Mercosur y tiene oficinas en Oporto y París. Su actual objetivo es erigirse en líder del sector en la Europa mediterránea.

“Pensamos que, debido a las dificultades que tiene sacar un producto al mercado, hacer sólo diseño e ingeniería era cubrir un único eslabón de las necesidades. Creímos que nuestros clientes necesitaban algo mucho más sofisticado”, explica Antoni Flores, director general de CDN. “Ahí fue donde decidimos ampliar una ofrerta de servicios que va desde la investigación conceptual de nuevos productos hasta lo que es una central de utillajes”. Es lo que Antoni Flores ha llamado desarrollo integrado: un concepto que difiere claramente de lo que tradicionalmente se ha entendido por diseño industrial, donde el trabajo del diseñador es sólo una pequeña aportación dentro de todo el proceso. “Por muy buen diseñador que tú seas, no dejas de ser un eslabón en toda esa cadena para sacar un producto”, afirma Flores. “Eso hace que tu participación sea trivial y anecdótica, porque tu trabajo queda diluido dentro del proceso”. El desarrollo integrado permite englobar distintas actividades profesionales –ingenieros, diseñadores, economistas…- y dar un servicio completo al cliente dentro de una misma cadena informática.

De esta forma, CDN se integra en los comités de sus clientes. “Ellos nos plantean una necesidad de su mercado o un problema debido a un ataque de su competencia”, cuenta Flores. A partir de ahí se desencadena todo un movimiento que comienza con una investigación de mercado, de la competencia, de las oportunidades de negocio, del coste y de la inversión que se necesita. El resultado, tras un trabajo en equipo en el que también colabora el propio cliente, es el lanzamiento de un producto al mercado, con el valor añadido de la rapidez.

Aprovechar el I+D

La compañía no se dedica a investigar y desarrollar nuevas tecnologías para aplicar a los productos que diseña, sino que aprovecha también los departamentos de I+D de sus clientes y lo aplica de manera que el producto esté en la calle lo más rápidamente posible. “No puedes aplazar la salida de un producto esperando encontrar una tecnologíaa nueva, porque las novedades tecnológicas hoy en día son continuas”, explica Flores. “Lo importante es ser lo suficientemente rápido como para satisfacer una demanda del mercado”.

CDN se vanagloria de su independencia financiera, pese a haber recibido varias ofertas de inversionistas. Y lo ha conseguido gracias a la reinversión constante. “Nunca hemos repartido capital”, asegura Flores. En 1998 facturó alrededor de 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros) gracias a la calidad de su oferta.

“Muchos de nuestros clientes son pequeñas y medianas empresas, por lo que debemos movernos en una gama de precios asequibles”, asegura. Pero la agenda de proyectos de la compañía dista mucho de contener únicamente pequeñas y medianas empresas, sobre todo desde que ofertan un servicio más competitivo, útil y novedoso.

 

Comentarios





Foto

Mª Luisa Vives – Jaime Gross

Bienvenidos! desde Loop queremos compartir nuestros proyectos, nuestra visión, nuestra forma de hacer las cosas, el éxito de nuestros clientes, nuestras noticias y aquellas que son de interés para vosotros. En nuestro blog podréis encontrar apuntes de metodología, el paso a paso, herramientas, técnicas, noticias, casos, lecciones aprendidas, reflexiones sobre la creación de nuevos modelos de negocio y sobretodo nuestro entusiasmo por contribuir al éxito de nuestros clientes, que es nuestro éxito.

más info

Síguenos en

Twitter Youtube Slideshare RSS

Recibir actualizaciones:

Loop TV

Próximos eventos

Twitter @Loop_CN

Libros

Archivo

Opinión de expertos:

Competitive Design Network