Innovar no es limpiar el polvo de la mesa

¿Innovación de puertas adentro o de puertas afuera?

Una de las preguntas más formuladas durante las conferencias que imparto o por nuestros clientes, es: ¿Qué es mejor, innovar desde dentro o desde fuera?. La pregunta va enfocada a discernir si la mejor o más eficiente innovación es la desarrollada por los recursos propios de las empresas, o por el contrario, si es mejor subcontratar recursos o equipos externos para la misma. Es una cuestión que va más allá de los recursos económicos disponibles, se trata de la eficiencia del sistema.

A la cuestión respondo con la siguiente analogía: Innovar es como limpiar el polvo de una mesa. Imaginemos una fantástica mesa lacada en negro a la que hace meses que nadie limpia; si le pasamos un paño este quedará lleno de motas de polvo. Imaginemos ahora la misma mesa al día siguiente, la superficie estará limpia y reluciente; si pasamos un nuevo paño no conseguiremos atrapar polvo alguno.

La innovación “desde dentro”, es como limpiar el polvo por primera vez; necesita de un tiempo y poso de rutina y mejora contínua para ser eficiente. Las personas tendemos a mejorar nuestro trabajo a través de un proceso de aprendizaje automatizado; este es el motivo por el que herramientas de innovación como los buzones de ideas, los “focus group “, las observaciones del entorno, usuario, etc. dan grandes frutos en una primera ronda de encuesta.

Recogemos el proceso de aprendizaje acumulado con el paso del tiempo por la personas; es una estrategia de mejora contínua más que de innovación, que se muestra eficiente cuando la realizamos “desde dentro”. Innovar “desde dentro” es una estrategia eminentemente reactiva: Reacciono y actúo en base a los datos y resultados que obtengo.

El problema viene cuando realizo una segunda ronda de encuestas o cuando tengo la necesidad proactiva de innovar; cuando tengo que dar respuesta a una necesidad del plan estratégico de la compañía, reaccionar ante el movimiento de un competidor o elevar la cuenta de explotación de un producto o servicio en caída libre. Si acudo a la organización, difícilmente encontraré ideas adaptadas al problema; es como pasar el paño del polvo por segunda vez: No hay polvo acumulado. (no hay experiencia suficiente acumulada)

Para estos procesos más disruptivos la mejor estrategia es la innovación “desde fuera” mediante la relación con socios estratégicos de conocimiento (adquisición de experiencia acumulada). Si necesitamos una innovación radical es aconsejable la subcontratación de un equipo especialista en la generación de nuevos modelos de negocio. No hay innovación radical sin un nuevo modelo de negocio; para ello es necesaria una visión multidisciplinar, transversal, alejada de la rutina diaria de la empresa y enriquecida por la fertilización cruzada de ejecutar múltiples proyectos en un mismo espacio de tiempo.

Por la trascendencia de las temáticas a desarrollar, deberemos replantearnos el modelo relacional con los proveedores de conocimiento, asegurando la propiedad del know how, el almacenamiento estanco del mismo y la fidelidad a medio plazo del proveedor. Las empresas españolas deben evolucionar sus criterios de relación con este tipo de proveedores. Estamos faltos de una cultura de contratación del conocimiento que trate de igual a igual a clientes y proveedores.

Innovar “desde fuera” mediante proveedores de conocimiento, es una estrategia proactiva. A un problema concreto, encuentro una solución concreta.

Hoy existe una gran aceptación del concepto de innovación abierta o del “open & cross innovation”. Particularmente pienso que esta es una estrategia adecuada para innovaciones incrementales, pero difícilmente radicales; para ello es necesario crear y cultivar un ecosistema de conocimiento basado en proveedores, empresas asociadas, clientes, etc.

Normalmente sus resultados contribuyen a mejorar uno de los tres focos de conocimiento de la innovación (tecnología, sociedad o economía). Difícilmente por el origen de la relación impacta en modelo de negocio, ya que suele ser necesaria una organización societaria previa entre los participantes para que esto suceda.

Al igual que en la innovación “desde dentro”, corremos el peligro de ser endogámicos pero incrementando el área de consulta. Cuando el motor de la innovación abierta es un proveedor de tecnología se corre el riesgo de que unifique a todo el sector que provee; esto ocurre especialmente en los sectores de los servicios bancarios, alimentación y el gran consumo, donde los proveedores de tecnología “han conseguido” que todas las marcas tengan sus productos excesivamente unificados. (formatos, packaging, servicios tecnológicos, sabores, funciones, etc.). La Innovación abierta pueda ser una estrategia reactiva dependiendo del área del entorno, o proactiva dependiendo de la tipología, dominio y posición en el ecosistema en que operemos.

Cada vez nuestras empresas cuentan con mayores recursos y focos para innovar; es necesario aumentar el conocimiento interno que se tiene de cada herramienta, gestionarlos y utilizarlos en base a la necesidad y plan estratégico de la empresa; no utilizarlos en base a la moda de gestión del momento.

Antonio,
He de empezar con una pregunta de lógica aplastante después de leer tu Post:
¿Sí Innovar, no es limpiar el polvo de la mesa, entonces Innovar será ensuciar la mesa de polvo?, ¿No?

Antonio,
Creo que en realidad, la clave está en saber comprender sí la mesa está limpia o está sucia.
No es tan fácil darse cuenta que hay que limpiar, porque el polvo se acumula muy poco a poco y no somos capaces de comparar bien estados sucesivos muy poco diferenciados y por tanto proceder. ¿Quién sabe lo suficiente para avisar?, ¿Quién puede comunicar que ya toca limpieza general?
A propósito de saber o de comunicarse, quiero citarte un ejemplo o “un modelo de negocio” de la naturaleza, para que nos quede claro lo importante que es la comunicación multidireccional.

Antonio,
Ya te había comentado en el Post “Señores… no es marketing, es innovación” que las hormigas son animales sociales que basan su eficiencia de grupo en tres reglas simples. En ellas destaca una característica que nos ha de servir de modelo. Se están comunicando continuamente. Tanto las de dentro del hormiguero como las de fuera, porque todas son hormigas. Un hormiguero es un conjunto de hormigas conectadas.
Para ilustrarlo, un recorta y pega: Las hormigas en primera opción prefieren los caminos mejor marcados para llegar al alimento y guiarlo hacia el hormiguero, pero cuando la demanda o la oferta los colapsa, por tráfico intenso de ida o de venida, se advierten entre ellas que la velocidad media del tránsito de provisiones hacia el hormiguero está disminuyendo, y entonces toman vías alternativas.
Prioridad: Mantener constante el flujo de provisiones hacia el hormiguero. Quien dice provisiones dice también información. Las hormigas saben por comunicación química que pasa en cualquier extremo de su territorio de “formicación”, es decir cuánto “polvo” hay encima de la mesa.
A la vista de lo dicho, extrapolando, parecería que una autopista colapsada no es una autopista, es peor que un camino auxiliar de obras. O un mercado colapsado no es un mercado, es peor que una puerta fría.

Antonio,
Para mí, en la lógica del hormiguero, aun es peor una autopista sin señalización ni normas de tráfico para sus usuarios o reglas de comunicación entre ellos (se producen accidentes constantemente o te pierdes en ella como en un laberinto) o un mercado sin posibilidades de relación entre sus posibles actores (no hay ni origen ni destino de los productos, si es que estos llegan a existir). Esto último el caso de este Post.
¿Nuestro mercado tiene Normas de buena Comunicación, de Buen Tránsito de la Información?
Conclusión: El mundo, el mercado, es la generación de comunicación.
El desprecio a la comunicación con el Consultor externo planteado en tu Post, que tú y yo vivimos en nuestras propias carnes, es para mí, la constatación del colapso real del sistema.
No quiero ser quejica.

Antonio,
Yo no me plantearía si innovar desde dentro o desde fuera.
Me plantearía: ¿La empresa se ha de comunicar con los de fuera y los de fuera se han de comunicar con los de dentro?
Respuesta: Hay que plantearse la comunicación continua en todas direcciones. Si hay comunicación entre dentro y fuera, habrá Innovación continua. Sino “rien de rien”.
A nivel profesional, la comunicación no sólo es diálogo, es intercambio laboral y económico, beneficio mutuo.

Antonio,
Conseguir llegar aquí me ha dejado exhausto.
Pero no quiero dejar de relacionar este Post con tu Post ” El Tamaño si Importa”.
Te diría que lo que verdaderamente importa, interpretando lo que expones, es el tamaño de la red neuronal que establezca una empresa o un subcontratista, con su entorno de proveedores y clientes.
¿Quién sabe medir esto?
Creo que los de dentro de la empresa, sus auditores e intérpretes han de saber hacerlo, para evaluar el verdadero ratio de productividad y saberse situar en el mercado. Hay que incorporar a tu facturación la agregada de los proveedores y su número, para conocer la salud de tu mercado.
Una empresa puede estar ganando mucho, pero si está rodeado de proveedores que malviven por ello, te hago una predicción: Crisis Inminente.

Antonio,
En nuestra sociedad me viene preocupando un fenómeno remarcable:
La INNACCESIBILIDAD DE LOS RESPONSABLES PÚBLICOS.
Políticos en primer lugar con agendas repletas, pero también Directores Generales y Técnicos intermedios. Siempre muy ocupados para poder explicar con transparencia y razones de peso, no necesariamente técnicas, porque hacen o dejan de hacer las cosas. Han de respetar no se sabe que guiones o agendas previas.
Y este fenómeno se traslada a las empresas privadas, a las que te diriges como emprendedor o técnico con ideas y Proyectos.
Hay una regla (a mi me lo parece), que cuanto más arriba de la cadena de responsabilidades se trabaja, cuando se supone que la visión del personaje es más global, menos accesibilidad y cobertura, y no es un problema en la antena de su i-phone, se tiene.

Antonio,
Tú te estás preocupando de cómo subir Nota:”¿Innovación desde dentro o desde fuera?”.
Yo te respondo: ¡Pero si no te escuchan! , o peor ¡No te entienden!
Todo esto es un modo de hablar, quizás algo exagerado.
No creas que estamos rodeados de maleducados y de incapaces, porque objetivamente, al final te acaban recibiendo todos, pero cuando les explicas algo nuevo a su rutina habitual, ves que no saben qué hacer con las RAREZAS que les planteas.
Lo entiendo. LA INNOVACIÓN NO ES OBVIA.
¿Pero entonces por qué para las hormigas es tan fácil comunicarse, entenderse y organizarse?

Antonio,
La respuesta es que son Omnívoras, devoran por igual Información, Recursos y Estrategia.

Conclusión:
Las empresas necesitan Directivos y Empleados Omnívoros. (Dicho así, que Miedo).

Antonio,
Pregunta, ¿Cómo se detecta a un Omnívoro?, ¿Invitándole a comer?
No, invitándole a trabajar.

Antonio,
Gracias por invitarme a colaborar en tu Blog durante estas semanas.

Temas relacionados

Innovación en España

Open Innovation: Competitivity and Development, organizado por la Universidad Politécnica de Valencia

 

Comentarios





Foto

Mª Luisa Vives – Jaime Gross

Bienvenidos! desde Loop queremos compartir nuestros proyectos, nuestra visión, nuestra forma de hacer las cosas, el éxito de nuestros clientes, nuestras noticias y aquellas que son de interés para vosotros. En nuestro blog podréis encontrar apuntes de metodología, el paso a paso, herramientas, técnicas, noticias, casos, lecciones aprendidas, reflexiones sobre la creación de nuevos modelos de negocio y sobretodo nuestro entusiasmo por contribuir al éxito de nuestros clientes, que es nuestro éxito.

más info

Síguenos en

Twitter Youtube Slideshare RSS

Recibir actualizaciones:

Loop TV

Próximos eventos

Twitter @Loop_CN

Libros

Archivo

Opinión de expertos:

Competitive Design Network